La comunicación con nuestros hijos es el elemento clave para construir una  relación sana.

Hoy quiero hablarte de la comunicación con tus hijos.Si tienes un hijo o hija que está pasando de ser un niño a ser un o adolescente, es posible que necesites incorporar nuevos elementos en tu comunicación con él o ella para que vuestra relación no se desgaste  a pesar de las pequeñas o grandes tormentas por las que atravesareis como la  mayoría de familias con hijos de esta edad.

Algunas recomendaciones para mejorar la comunicación con tu hijo adolescente:

1.Sé muy concreto en tus indicaciones. Si quieres que regrese a una hora determinada, en lugar de decirle “no llegues muy tarde” concreta el rango horario en el cuál esperas que esté en casa. Por ejemplo: te esperamos en casa entre 1 y 1:30am. Los términos  tarde, temprano, lejos, cerca, que antes funcionaba en vuestra comunicación en esta edad pasan a ser muy relativos.

2.Dile que lo quieres con más frecuencia que antes, y asegúrate que te presta atención cuando se lo dices. Aunque tengáis una discusión, o estéis enfadados, dile que lo quieres! Así comprenderá que educar y poner límites es compatible con recibir amor. “Te quiero, pero esto que has hecho no está bien”

3. Escúchalo con atención. Es probable que no te explique muchas cosas como cuando era pequeño, así que cuando comience a explicarte algo préstale máxima atención, deja de hacer lo que estés haciendo, y míralo a los ojos mientras te abre su corazón. En ese momento es más importante escucharlo que cualquier actividad que estés realizando, piensa que será muy poco tiempo y que tal vez para él o ella sea un esfuerzo muy grande y necesite hacerlo.

4.Respeta sus silencios. Las mejoras charlas nacen muchas veces después de un largo silencio.Recuerda que tu hijo o hija está viviendo una etapa de cambios , piensa más que antes,  por eso necesita más períodos de silencio.

5. Muéstrale tus emociones y enséñale a vivirlas con naturalidad. Si estás cansada(o), díselo, si estás enfada(o), díselo, si estas triste, díselo, de esta forma tu hijo o hija entenderá que las emociones están presentes en todas las personas y le resultará fácil identificarlas.

Si  últimamente tenéis más discusiones de las habituales, reflexiona sobre como os estáis comunicando y pon en práctica algunas estas recomendaciones.